Besos robados

Bueno, parece que la inspiración está siendo benévola conmigo en este momento. Estoy con la revisión final de Desde que te conocí, pero ya estoy enfrascada en otra historia.

Besos robados es el título provisorio de la historia que estoy escribiendo ahora. Voy a intentar algo para el concurso de relatos cortos de Harlequín Ibérica. Tengo una novela empezada, una historia contemporánea que transcurre en México y pensé que podía resultar en sesenta páginas, que es el límite para las historias. El protagonista es Cristian Helguera – Paz y es un millonario soberbio y engreído, acostumbrado a viajar por el mundo y llevar la buena vida a la que siempre estuvo acostumbrado. Fanático del mar y de los barcos, no disfruta otra cosa más que competir en regatas en Europa. Vuelve a México por la insistencia de su madre, que sólo quiere verlo a su lado para consentirlo y asegurarse que esté bien y haga sólo lo que a ella le conviene. En tanto, su padre, un empresario de mucho dinero y prestigio en la sociedad, quiere aprovechar el viaje de Cristian para convencerlo de quedarse y trabajar con él en la empresa de la familia.

Pero Cristian ama demasiado la libertad y las aventuras que le proporciona el mar para llevar una vida rutinaria entre las cuatro paredes de una oficina. La única persona que puede ayudarlo a decidirse por quedarse en México es Paloma Beltrán, una muchacha muy dulce con un destino trágico que la obliga a trabajar en la mansión Helguera – Paz.

Cuando Cristian se enamora de Paloma y empieza a pensar en asentarse allí en México, su primo Manuel, quien ocupó su puesto en la empresa mientras él estuvo fuera, ve amenazado su futuro y empieza a idear un plan para obligarlo a marcharse de regreso a Europa.

Por ahora no puedo contar más, pero la historia avanza a pasos agigantados y promete llegar a buen puerto. Estaba pensando enviarla con otro nombre, pero todavía no lo decido. Puede ser divertido usar un pseudónimo en algunas de mis historias.