Nueva reseña: Claudia Piñeiro

Claudia Piñeiro es escritora, dramaturga, guionista de televisión y colaboradora de distintos medios gráficos. Ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, teatral y periodística, entre los que se destaca el Premio Clarín de Novela 2005, por su novela Las viudas de los jueves.

En esta ocasión quiero compartir una opinión acerca de su última novela publicada. Betibú, por Editorial Alfaguara, 2011

Sinopsis: 

Cuando parece que la tranquilidad ha vuelto a reinar en el country La Maravillosa, Pedro Chazarreta aparece degollado, sentado en su sillón favorito, con una botella de whisky vacía a un costado y un cuchillo ensangrentado en la mano. Todo hace suponer que se trata de un suicidio, pero pronto aparecen las dudas. ¿Acaso algún justiciero habrá querido vengar la muerte de la mujer del empresario, asesinada tres años atrás en esa misma casa?

El Tribuno, uno de los diarios más importantes del país, deja de lado por unos días su enfrentamiento con el gobierno para cubrir a fondo la noticia. Al escenario del crimen, envía a Nurit Iscar, una escritora retirada, y a un periodista joven e inexperto. Y aunque el antiguo jefe de la sección de policiales, Jaime Brena, ha sido desplazado por sacar los pies del plato, decide involucrarse en el caso y ayudar a su reemplazante y a Nurit, a quien admira en secreto.

Mi opinión personal: 

Es una novela atrapante, donde la autora nos sumerge en el controvertido mundo de las relaciones entre el periodismo y el poder, a través de la investigación de un crimen. Creo que la autora se superó ampliamente con esta novela, donde presenta personajes reales, historias comunes y logra sacar a la luz los cambios que se han producido en los medios de comunicación del país en los últimos años.

Durante la investigación del crimen, el lector puede conocer a fondo la vida de los personajes; Nurit, una escritora frustrada que no volvió a escribir después de una mala reseña y una desilusión amorosa; Jaime Brena, un periodista de la antigua camada, que añora los buenos tiempos del periodismo pero que aprende de la utilidad que le pueden dar ahora las nuevas tecnologías a su oficio; y un periodista joven e inexperto, que siente que todavía le falta mucho por aprender para ser un verdadero periodista y que el oficio no se aprende en las aulas de la universidad, sino en la calle, hablando con la policía, con los testigos, visitando el lugar del hecho.

Y para rematar, la novela también nos presenta una historia de amor. No se trata de una historia de esas que empalagan, sino la historia de una mujer que creía que el amor estaba en un lugar, cuando en realidad sólo bastaba darse vuelta y mirar a su alrededor para encontrarlo.

Una novela que tiene suspenso, intriga, sentimientos y nos enfrenta a un mundo controlado en el que a pesar de todo, siempre permite la posibilidad de apostar a lo nuevo. 

Anuncios