Una segunda oportunidad

Acabo de enterarme que Editorial Vestales, con su sello de novela romántica, La educación sentimental, reabrió la convocatoria para escritores noveles. Sólo por un mes más, hasta el siete de agosto, pero me da tiempo suficiente para ocuparme de la revisión de La rosa dorada, aunque hay ciertas dudas en el final que no acaban de convencerme. Hoy en día el tema de la trata de personas está en boca de todo el mundo en mi país y me gusta la idea de haber escrito una novela con contenido social, que nos sumerja en la actualidad argentina con un tema que puede generar conciencia

También es cierto que la novela que empecé hace unos día sigue creciendo a pasos agigantados y que también puede dar buenos resultados porque también trabaja un tema social muy presente hoy en día en Argentina, pero muy diferente, en este caso, el referente es el fútbol y la política.

De cualquier manera, un mes no es mucho tiempo y creo que acabaré por corregir La rosa dorada, mi novela de Dante y Melina es la que tiene más posibilidades de estar terminada para un plazo tan corto.

Lo único que me da pena es que por ahora no puedo retomar con la corrección de mi romance irlandés, la primera novela que envié a la convocatoria y que fue rechazada, pero bueno, ya la pensaré con otros ojos y más despreocupada. Tengo que enfocarme y ocuparme de una cosa a la vez.

¡Ánimo y a escribir mucho este tiempo! Las segundas oportunidades nunca pueden desaprovecharse.

Anuncios