Reseña: Rachel Gibson

En esta oportunidad traigo para compartir con los lectores dos novelas de una de las autoras de novela romántica que más éxito tiene en los Estados Unidos de América. Se trata de Rachel Gibson.

Esta autora consiguió que sus dos primeras novelas (Simplemente irresistible y Locamente tuya) fueran incluidas entre los diez libros favoritos del año por la Asociación Romance Writers of America. En el 2002 Confesiones verdaderas obtuvo el premio RITA a la mejor novela del año. Ha ganado también otros premios, como el Golden Heart y elNational’s Readers Choice.

En esta entrada quiero comentar y recomendarles dos novelas de la autora, que me parecieron divertidas y entretenidas, ideales para leer en el verano. Jane juega y gana y Debe de ser amor.

Pero primero, algo acerca de Rachel Gibson. (Datos biográficos obtenidos de la web de novela romántica Autoras en la sombra)

Rachel Gibson nació y creció en una pequeña casa llena de niños y animales. Su padre trabajaba en una compañía de telefonía y su madre se dedicó a cuidar de ellos.

Durante sus años de colegio, a Rachel no le gustaba leer, a diferencia de lo que sucede con otros escritores, que nada más nacer saben que quieren dedicarse a escribir. Rachel sólo soñaba con convertirse en jugadora de “tetherball” o en enfermera… pero sufrió su primera herida y se dio cuenta que eso no era lo suyo. Tras esto se dedicó a ir creciendo como todos los niños de su edad, ajena a tres acontecimientos futuros que marcarían su verdadera profesión.

Primer acontecimiento: los coches y el aburrimiento. Durante el instituto, Rachel y su mejor amiga, Breon, se aburrían soberanamente —por lo que siempre se estaban metiendo en líos. Un día decidieron saltarse las clases y dar un paseo con el Chevy Vega de Rachel. Sí, en su momento parecía un plan estupendo. Se metieron en el coche y condujeron durante millas y millas de desiertas carreteras… hasta que Rachel perdió el control y se estamparon en la cuneta. ¡Menudo susto!, y encima cuando se enterasen sus padres seguro que la iban a castigar de por vida. Solución: inventarse una excusa. Se fueron con lo que quedaba del Vega hasta el instituto, lo aparcaron y Rachel le dijo a sus padres que algo debió ocurrir mientras estaba en clase. Y así fue como Rachel supo que podía inventarse buenas historias.

Segundo acontecimiento: La televisión se estropea. Tras el instituto, Rachel conoció a su marido y dejó atrás eso de inventarse historias. Tuvo tres hijos y lo único que recuerda de los veinte a los treinta es que estaba muy cansada y que el único libro que leyó fue el de Dr. Seuss. Pero entonces el mundo se le vino encima: ¡la televisión se estropeó!, y mientras la arreglaban a Rachel no le quedó más remedio que buscarse un entretenimiento. Y así fue como descubrió a David Copperfield y su amor por la lectura.

Tercer acontecimiento: Shirley Busbee. Tras años leyendo a Hawthorne, Tolstoy y Flaubert, Rachel empezó a hartarse de escritores con tintes machistas… hasta que una amiga le dejó “La Rosa de España” y se enamoró perdidamente de la novela romántica. En su cabeza empezó a formarse la idea de escribir su propio romance… le llevó seis años terminar varios manuscritos y una pila de cartas de rechazo hasta que publicó su primera novela Simply Irresistible.

Lo que prueba varias cosas y nos deja esperanza a las autoras noveles. Primero, escritora no se nace, se hace; Segundo, el camino no es fácil, hay que transitar un camino plagado de cartas de rechazo y noches en vela para poder ver el sueño cumplido de ver nuestras obras publicadas, y finalmente, constancia y mucha imaginación es lo que se necesita para sentarse a escribir.

Debe de ser amor. Ediciones B (Vergara, 2007)

Argumento:

La mala suerte del policía infiltrado Joe Shanahan tocó fondo desde el mismo momento en que posó sus ojos en la preciosa sospechosa Gabrielle Breedlove. Ella había conseguido destruir su tapadera –derribándolo con un bote de laca– y ahora su nueva misión consiste en hacerse pasar por su novio. Pero pasar el mayor tiempo posible con esa belleza sólo le va a traer problemas. Y, para complicar más las cosas, Joe tiene que aguantar a sus dos hermanas mayores que están como locas por buscarle pareja.

Puede que el espléndido aspecto y la musculatura de Joe sean un espectáculo para la vista. Pero, ¿cómo es posible que se sienta atraída por ese detective puritano que sólo quiere encontrar pruebas que la incriminen? Lo que está claro es que, desde que lo conoció, no puede dejar de pensar en él, y tras compartir una increíble experiencia sexual Gabriel empieza a temerse que todo lo que siente sólo puede tener un nombre… AMOR.

Mi opinión personal: 

Esta es la segunda novela que leo de la autora, y confieso que me decidí a leerla, porque ya había leído la tan mentada y con buenas críticas “Jane juega y gana”, pero es realmente diferente. Para empezar es una especie de comedia romántica, subgénero poco común dentro de las novelas románticas. Entretenida, divertida, cómica. Se detiene mucho en las situaciones de comedia y tarda en llegar al romance, pero así y todo, desde los primeros capítulos se puede vislumbrar la tensión sexual que impera entre Joe y Gabrielle.

Divertida y fresca comedia para disfrutar en vacaciones, una novela diferente a las que se pueden conseguir hoy en día en las librerías. Yo por ejemplo, no soy amante de las comedias románticas o el género “chic-lit”, aunque tengo mis excepciones y puedo encontrar alguna que me guste un poco más que otras. Si bien esta historia no fue de mis favoritas, sí pasé ratos agradables con la lectura.

Jane juega y gana Ediciones B (Vergara, 2004)

Argumento: 

ÉSTA ES JANE…
Un tanto desilusionada, bastante terca y cansada de acudir a citas a ciegas con hombres poco interesantes, Jane Acott parece llevar la típica existencia de mujer soltera en una gran ciudad. Sin embargo, tiene una doble vida. Durante el día es una periodista deportiva, encargada de seguir a un equipo de hockey, los Chinooks de Seattle –y especialmente a la estrella del mismo, el portero Luc Martineau. Durante la noche, es escritora, la creadora secreta de las escandalosas aventuras de Bomboncito de Miel, una serie de la que todos los hombres hablan.

Y AHORA ESTÁ DISPUESTA A JUGAR…
Luc tiene clara su opinión acerca de esos parásitos llamados periodistas; incluida Jane. Pero si cree que va a conseguir que la vida de Jane sea un infierno… ¡lo lleva claro!

Y A SEDUCCIR…
Además, desde que tiene uso de razón se ha visto a sí mismo como un hombre soltero. Lo último que necesita es una reportera entrometida que escarbe en su pasado y se interponga en su camino. Pero desde el momento en que ve como esa mujercita se despoja de su vestimenta negra y gris, tan aburrida y poco atractiva, y se pone ese vestido rojo pasión que le vuelve loco, se da cuenta de que puede haber mucho más detrás de Jane de lo que ésta deja ver.

Quizá sea el momento de arriesgarse. Quizá sea el momento de experimentar todas esas fantasías. Quizá sea el momento de…

VER COMO JANE GANA

Mi opinión personal: 

Esta es la segunda entrega de la serie que tiene la autora sobre jugadores de hockey de los Chinooks. Yo desconocía esta información cuando leí la novela por primera vez. La verdad que lo que más me interesó fue que Jane es periodista; no sé por qué, todavía desconozco el motivo real por el que me gustan las novelas de romance contemporáneo donde las protagonistas son periodistas, mujeres solteras, independientes, que tienen que seguir una lucha día a día para poner en equilibrio la vida personal y la vida profesional.

Esta historia no es la excepción, confieso que ya la he leído más   de una vez y me sigue gustando. La protagonista es muy femenina, inteligente, apasionada, sabe que tiene que hacer bien su trabajo como reportera de deportes, pues el mundo del periodismo deportivo es extremadamente machista y competitivo y sus colegas no ven el momento de verla fallar para hacerselo notar.

Tiene que viajar con todo el equipo de hockey de Seattle, seguirlos, hablar con ellos, entrar en confianza, pero el problema viene cuando descubre que el trabajo no es lo que se había imaginado y se encuentra con un grupo de hombres supersticiosos, machistas que no quieren una mujer en el vestuario que les arruine su suerte, y para peor, que empiece a escarbar en sus vidas privadas. Jane tiene que jugar con ellos, acercarse, y ganarse la confianza y los puntos a favor para que la dejen hacer su trabajo.

y ahí está el sexy y misterioso portero, Luc Martineau, un hombre tan enigmático como huraño que bien lejos quiere tener a Jane, hasta que se da cuenta que en realidad la quiere tener cada vez más cerca. Una novela que tiene algo de humor, entretenimiento, romance y pasión, todos los ingredientes que una lectora puede buscar en una novela romántica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s